Psiclogo en Valladolid

Publicaciones y Blog




FOBIAS METEOROLGICAS.

Entrevista a Ins Gonzlez Carballo, Psicloga Sanitaria, para el Magazine semanal de La Vanguardia, seccin de Neurociencias.

Psicólogo Valladolid
Qu fobias meteorolgicas son las ms comunes?

Las fobias meteorolgicas son un subtipo especfico de fobias de carcter ambiental. Existen decenas de fobias meteorolgicas, tantas como posibilidades nos da la propia naturaleza.

La ms comn de todas es la Brontofobia o miedo a los truenos (tambin asociada a relmpagos y tormentas en algunos casos). Aunque las personas que padecen esta fobia son conscientes de que los truenos no suponen un peligro contra su integridad fsica, aun as son incapaces de hacer una vida normal cuando se anuncia tormenta y se obsesionan comprobando constantemente el pronstico meteorolgico llegando a no salir de casa cuando llueve o simplemente por el hecho de ver nubes negras (posible anticipo de tormentas y truenos subsiguientes).

Otra de las fobias meteorolgicas ms comunes es la Lilapsofobia o miedo a los huracanes/tornados. Si bien un cierto temor o miedo ante la posibilidad de que ocurra un huracn es normal -sobre todo en zonas propensas-, las personas con esta fobia temen constantemente dicha posibilidad hasta el punto de ver afectada su vida, llegando a condicionar su lugar de residencia, su destino vacacional o incluso imposibilitando algo tan sencillo como que caiga en sus manos la foto de un tornado o ver una pelcula donde pueda mostrarse la escena de un huracn. Todo esto incluso viviendo en lugares sin riesgo para este tipo de fenmenos.

Otras fobias meteorolgicas son: Anemofobia (temor al viento o a las corrientes de aire); Aurorafobia (miedo a las auroras boreales); Eosofobia (miedo al amanecer); Fotofobia (término que aparte de significar una intolerancia a la luz, puede designar tambin el miedo a la misma); Heliofobia (miedo al sol); Hidrofobia (miedo al agua); Nebulafobia (miedo a la niebla); Meteorofobia (miedo a los meteoritos); Nephofobia (miedo a las nubes); Ombrofobia (miedo a la lluvia); Ouranofobia (miedo al cielo); Psicrofobia (miedo al fro); Quionofobia (miedo a la nieve), etc. La lista es larga y, aunque aqu aparecen citadas algunas de las principales fobias meteorolgicas, existen muchas ms.

No puedo dejar de mencionar la Nictofobia o miedo a la noche/oscuridad pues, aun no teniendo carcter meteorolgico sino puramente ambiental, es la fobia ms frecuente en la infancia (hasta el punto de considerarse normal, fruto del periodo evolutivo, en las edades comprendidas entre los 2 y los 7 aos).

Lgicamente no todas las fobias resultan igual de incapacitantes. Por ejemplo, la Aurorafobia en lugares donde no se producen auroras boreales es insignificante, casi anecdtica para la persona afectada, sin embargo la Hidrofobia en lugares costeros/de playa o la Heliofobia en climas clidos pueden llegar a ser sumamente comprometedoras para algunas personas, llegando, en los casos ms extremos, a evitar ducharse para entrar en contacto con el agua o salir de casa de da durante las horas de luz, respectivamente.


Cul es su origen? Todas las fobias tienen la misma causa?

El origen de las fobias va de la mano del posicionamiento terico que asumamos ante ellas. En lneas generales podemos decir que la persona fbica presenta una cierta predisposicin biolgica (transmitida o no) que le confiere una mayor tendencia o vulnerabilidad a desarrollarla. Por otro lado, suele existir un elemento precipitante que desencadena el miedo intenso. Este elemento bien puede ser una experiencia directa y aversiva con el estmulo fbico (que en un origen sera un estmulo de carcter neutro e inocuo para la persona pero que quedara asociado de forma condicionada llegndose a convertir en elemento fbico), o bien una experiencia mediada (transmisin u observacin vicaria). La fobia, una vez generada, quedara mantenida por reforzamiento positivo y negativo pero, sobre todo, quedara perpetuada por la funcin que cumple (una funcin que pertenece al plano simblico y que no es accesible a la conciencia de la persona).

En cualquier caso, independientemente del elemento que precipite y mantenga la fobia, sta viene a ser la represin de un miedo. Miedo que, por ser intolerable para la persona, queda reprimido y enterrado. La nica forma que tiene de salir a la luz es siendo disfrazado con contenidos vinculados de forma ms apta para su expresin. Por este motivo, la manera en la que la fobia da la cara no es tan importante como el hecho de la fobia en s. Aqu los procesos de catexia, descatexia y contracatexia hacen su labor


Has tenido casos en tu consulta? Cul es la terapia a seguir?

Los casos aislados de fobia especfica de tipo meteorolgico (carcter/subtipo ambiental) son poco frecuentes como diagnstico principal. La fobia especfica es el trastorno de ansiedad ms concurrente como diagnstico secundario y, como diagnstico principal, es el que menos diagnsticos secundarios posee (esto es congruente con la asuncin de que las fobias especficas son las que implican menor grado de gravedad clnica -patrn inverso al TAG o Trastorno de Ansiedad Generalizada-).

En la lnea de lo expuesto, los casos que he tratado se han presentado fundamentalmente dentro de otra patologa previa, es decir, el paciente acude a consulta por otro problema ms incapacitante y, adems, lleva asociado algn tipo de fobia como diagnstico secundario. Los casos de diagnstico nico de fobia meteorolgica (fobia monosintomtica) han sido, hasta la fecha, menos incapacitantes y ms fciles de abordar en el sentido de requerir menos sesiones pues la problemtica en cuestin est ms acotada y la reelaboracin de su origen ms simplificada.

Mi modelo de intervencin sigue una secuencia que da cabida tanto al tratamiento de la fobia misma como a su gnesis o conflicto subyacente generador. El programa de actuacin se lleva a cabo mediante tcnicas encuadradas dentro de la Terapia Cognitivo-Conducto (TCC). Los componentes de exposicin en vivo, prctica reforzada y modelado participante son cruciales a la hora de valorar unos resultados efectivos. Esto permite, en relativamente pocas sesiones, generar un cambio y revertir la fobia a nivel de pensamiento, conducta y emocin. No obstante, desde mi punto de vista resulta tanto o ms importante iniciar un proceso en paralelo que permita comprender y llegar a conocer tanto la gnesis como el desarrollo de la fobia para poder abordar la misma desde un punto de vista ms profundo, dando cabida a una reelaboracin del pasado en conflicto. Aqu entran en juego constructos ya desvinculados de la TCC y que, ms en consonancia con una lnea dinmica y psicoanaltica, posibilitan una verdadera reelaboracin de la gnesis fbica y una resolucin autntica del conflicto.


Por qu crees que todos, en general, le damos tanta importancia al tiempo? (nuestras decisiones y acciones muchas veces estn condicionadas por el parte meteorolgico)

El tiempo atmosfrico es algo que nos acompaa da a da. Queramos o no saber de l, est ah, basta con abrir la ventana y notar la sensacin que nos produce en nuestros sentidos. Somos seres naturales y seres sociales, nos relacionamos en nuestro medio, un medio sujeto a la meteorologa, por lo tanto intentar predecir sus efectos nos ayuda a elegir/anteponer/rechazar/posponer ciertos planes para as adecuarles a las peculiaridades del clima que necesitamos llevndoles a cabo. Sin embargo, yendo ms all del funcionalismo y pragmatismo climtico, no es menos importante destacar la importancia que le damos de forma independiente a los planes que hacemos. Por qu? Tenemos la necesidad de controlar aquello que se escapa de nuestras manos y, el tiempo meteorolgico, es una de esas cosas (tantas cosas!) fuera de nuestro control que, ante la incertidumbre producida por su anticipado desconocimiento, intentamos hacer cbalas y recurrir a indicios que nos marquen la meteorologa prxima. Esa necesidad no es la necesidad de predecir el clima sino la necesidad de mantener bajo control lo que se nos escapa, una falta de tolerancia a la ambigedad, una negativa a la incertidumbre y un requerimiento autoimpuesto de manejarnos con certezas. Muchas personas rechazan lo incierto y la meteorologa no se libra de ello.


Segn la biometeorologa, cuando hay un cambio brusco de temperatura o hace mal tiempo, se dan ms casos de depresin, ansiedad, etc. T notas que cuando lleva el invierno, por ejemplo, tienes ms clientes en tu consulta? Nos influye la luz y el tiempo en el estado de nimo, segn tu experiencia?

Como seres biolgicos que somos no podemos mantenernos al margen del resto de elementos naturales que caracterizan nuestro medio. Existen fenmenos meteorolgicos que afectan e influyen en nosotros, de ah un nuevo trmino que est empezando a popularizarse, el de meteosensible, para referirse a aquellas personas que tienen una hipersensibilidad organsmica ante fenmenos atmosfricos. Sin embargo, ms all de este reciente y poco validado trmino, hay una realidad: existen factores ambientales que nos perjudican anmicamente y emocionalmente. Entre estos podramos destacar las horas (o das) previos a la lluvia, el fuerte viento, el calor excesivo, las bajas presiones o las olas de fro. Estos fenmenos atmosfricos no afectan solo a nuestro cuerpo (alterando determinados procesos orgnicos) sino tambin a nuestro nimo elevando la irritabilidad, desnimo (incluso favoreciendo rasgos depresivos latentes), apata, desgana, etc. Pero no digo nada nuevo, es un hecho constatado y cientficamente investigado.

En principio, las pocas ms propicias para que la sintomatologa de una persona (ya predispuesta) d la cara y se manifieste un trastorno es en los meses de primavera y otoo, sin embargo, hay problemas psicopatolgicos que no tienen estacin (la mayora) y hay que entender la influencia nunca como generadora sino como mera mediadora o moduladora de la aparicin o empeoramiento clnico. Aun as cada poca estacional no es meramente una estacin es una serie de acontecimientos sociales vinculados a esa poca (vacaciones estivales, inicio escolar, fiestas navideas, etc.) que tienen lugar con carcter anual y con mayor peso que la climatologa bajo la que ocurren (vase cómo en verano se producen un mayor nmero de rupturas de pareja debido a la paradjica circunstancia de pasar ms tiempo juntos -24 horas en vacaciones-. Esto incrementa la demanda de terapias de pareja a pesar de encontrarnos en un clima aparentemente tan favorable).

Tambin es importante destacar que los pacientes no suelen acudir cuando empiezan a estar mal, ms bien el patrn responde a solicitar tratamiento psicolgico tras varios meses o incluso aos desde el inicio del problema, lo que complica el hecho de valorar hasta qu punto las estaciones incrementan o no la aparicin de diferentes trastornos. Siendo cautos, es mejor establecer una casustica relacionada con el nmero de demandas en consulta, no con el nmero de apariciones sindrmicas.

Volver

Colegio ofical de psicologos
Gabinete de Psicología Inés González Carballo
logowis
Psicologos Valladolid
Doctoralia Psicologo Valladolid