Psiclogo en Valladolid

Intervenciones en medios de comunicacin




GESTACIN SUBROGADA

Intervención en debate-tertulia de Ins Gonzlez Carballo, Psicloga Clnica, para Radio Televisin Castilla y Len (RTVCyL) en el programa 'Vamos a Ver', magazine de tarde en directo.

Ins Gonzlez Carballo, Directora del Gabinete de Psicologa I.G.C., analiza diferentes aspectos de la gestacin subrogada.


1. PINCELADAS BSICAS SOBRE EL TEMA: CONOCIENDO LA GESTACIN SUBROGADA

Qu es la gestacin subrogada?

La gestacin subrogada o gestacin por sustitucin es una forma de reproduccin asistida en la que, adems de los futuros padres, participa una mujer que gesta el embrin. Este embrin puede ser el resultado de una inseminacin artificial o de una fecundacin in vitro y los gametos pueden proceder de uno de los progenitores y de una donacin, de los dos progenitores, o de donaciones.

En definitiva, la gestacin subrogada es el acuerdo privado subscrito entre ambas partes, por el que la madre gestante (o portadora) se compromete a llevar a cabo el embarazo con el fin de entregar el beb a la persona o padres intencionales despus de su nacimiento, independientemente de si existe intercambio econmico o no, renunciando de esta forma a su filiacin con dicho beb, y pasando todas las responsabilidades a esa persona o a esos padres intencionales.

Qu tipos de gestacin por sustitucin existen?

Subrogacin tradicional o parcial. La madre subrogada es inseminada de forma artificial con el fin de gestar a un beb usando su propio vulo, lo que significa que ser la madre biolgica del beb.

Subrogacin gestacional o plena. La madre subrogada es la que va a gestar el embarazo siendo inseminada artificialmente con un vulo que no es suyo. Este vulo proceder o bien de una donante o bien de los padres intencionales. En este caso la mujer solamente va a alquilar su tero, por lo que no ser la madre biolgica.

Quin puede necesitar la gestacin subrogada?

Este mtodo de reproduccin es una va posible ante tres tipos de situaciones:

Problemas de infertilidad. Para a aquellas personas que tienen enfermedades o determinados problemas de salud que directamente les impiden gestar (extirpacin de tero, etc.)

Psicólogo Valladolid Embarazo de alto riesgo. Para aquellas personas que, sin tener directamente tales enfermedades o problemas de salud que les impiden gestar, s suponen un elevado riesgo someterse a un embarazo pudiendo peligrar tanto su propia vida como la del embrin.

Varones solteros o parejas homosexuales. Para varones sin pareja que desean ser padres o para parejas homosexuales (bien porque que desean un lazo biolgico con su futuro hijo, bien porque en su pas de origen no se les permite la adopcin por su condicin sexual)

Qu tcnicas puede utilizar la gestacin subrogada para generar el embrin?

Para alcanzar el estado de gestacin en la mujer gestante o portadora se utilizan tcnicas como la fecundacin in vitro o la inseminacin artificial. La eleccin de una tcnica u otra depende del caso particular:

La fecundacin in vitro (FIV) es una tcnica de reproduccin asistida en la cual se busca la fecundacin de los ovocitos por los espermatozoides. Este tipo de fecundacin asistida se produce fuera del cuerpo de la madre. Cuando el ovocito ha sido fecundado (preembrin), este se transfiere al tero de la mujer.

La inseminacin artificiales una tcnica de reproduccin asistida en la cual se depositan espermatozoides de una manera no natural en la futura mujer gestante. Este tipo de tcnica se produce dentro del cuerpo, con instrumental especializado y usando tcnicas que reemplazan a la propia copulacin, con el nico fin de conseguir un embarazo.

Precios en gestacin subrogada

La gestacin subrogada es el tratamiento de reproduccin asistida ms caro. El precio total puede variar entre los 35.000 y 150.000 dependiendo del pas en el que se lleve a cabo y de los requerimientos particulares de los padres de intencin (paquete de servicios que elijan en la agencia y que les dar mayor o menor cobertura). Este coste total incluira: el tratamiento de reproduccin asistida; los gastos de agencia; los gastos legales; los gastos de asesores nacionales; la compensacin econmica a la gestante y los posibles imprevistos que puedan surgir. La enorme diferencia de precio entre pases depende tanto de las garantas que ofrece la prctica (tipo de agencia, tipo de pas, etc.) como de diferentes variables tales como si el sistema sanitario nacional de la gestante es pblico o privado (en este ltimo caso encarecera sustancialmente los costes).

Es acertado el trmino vientre de alquiler?

La gestacin subrogada se conoce coloquialmente como vientre de alquiler, siendo este un trmino muy poco acertado. Estos son los principales motivos: Psicólogo Valladolid

En primer lugar, porque no necesariamente ha de haber contraprestacin econmica.

En segundo lugar, porque la mujer que gesta al futuro beb aporta mucho ms que su tero (se implica tanto fsica como emocionalmente). Las leyes que regulan esta prctica exigen a la mujer gestante que goce de buena salud y que tenga hbitos de vida saludables.

En tercer lugar, porque las personas, obviamente, no se alquilan. El procedimiento mdico al que se somete la mujer subrogada puede tener una contraprestacin econmica por los trastornos ocasionados debido al embarazo (revisiones, pruebas, parto, puerperio, etc.) Ejemplos de prctica diaria muestran la discrepancia social y moral a la hora de juzgar con distinto criterio otras prcticas tales como las personas donantes de vulos o esperma, o las personas que deciden someterse como voluntarios sanos en ensayos clnicos para multinacionales de compaas farmacuticas. En todos los casos estas personas reciben una contraprestacin econmica sin sentir que es alquilado su cuerpo.


2. IMPACTO PARA LA GESTANTE: CMO AFECTA A LA GESTANTE QUE EL NIO NO SEA PARA ELLA?

Hay posibilidades de que la gestante no se quiera separar del bebe tras dar a luz a este?

A pesar de que el contrato entre madre gestante y padres intencionales se firma antes de que tenga lugar el embarazo (y por tanto que la madre gestante sea conocedora de la renuncia expresa a todo derecho sobre el beb), sufrir o sentir cierta impotencia al entregarlo es inevitable ya que, aunque hablamos de un contrato comercial, el producto es una vida humana y los sentimientos juegan un papel importante. En algunos casos puede desarrollarse un instinto maternal y de proteccin en el que la dotacin econmica no compense el coste emocional, de hecho, se han conocido casos de madres subrogadas que cuando se acerca el da del nacimiento, se arrepienten.

Psicólogo Valladolid Qu sintomatologa puede desarrollar la gestante subrogada tras el parto?

No podemos obviar que cuando se da a luz se produce un duelo por la separacin del beb, vivida como prdida simblica en madres naturales y como prdida real en madres subrogadas. En cualquiera de los dos casos hay una separacin biolgica constatable: dejar de tener al beb dentro de ella (siendo la culminacin de este proceso el corte del cordn umbilical). En madres subrogadas, el estrs perinatal sufrido es mucho ms intenso ya que aunque sea desde el plano inconsciente hay una prdida real doble y, por tanto, un duelo. La intensidad de dicho estrs perinatal est asociada con problemas emocionales a largo plazo (patologas que dan la cara aos despus con sintomatologa depresiva, sentimientos de vaco, trastornos psicosomticos o culpa crnica). Si la depresin post-parto en madres naturales alcanza el 22% de prevalencia, en gestantes subrogadas las cifras se triplican. Esto es as porque durante el embarazo el cuerpo se prepara a nivel hormonal para ser madre, proceso que no termina al dar a luz sino que contina tras l. Al separarse del beb, la gestante subrogada interrumpe repentinamente la preparacin de su cuerpo alterando en l bruscamente los niveles hormonales segregados hasta el momento, lo que conlleva una desregulacin anmica intensa que puede desembocar con mayor facilidad en una depresin post-parto. Esto no quiere decir que ocurra en todas las gestantes subrogadas pero s hay que tener en cuenta que su predisposicin contextual es, con diferencia, ms elevada.

Facilita la presencia posterior de la gestante tras el parto o no?

La presencia posterior de la gestante tras el parto puede dificultar el duelo de la renuncia cuando se trata de casos altruistas en los que no hay contrato ni compensacin econmica (normalmente llevados a cabo en relaciones de parentesco de hasta segundo grado), sin embargo, cuando se trata de un acuerdo netamente comercial o lucrativo, el beb suele ser alejado de la madre, a quien nunca conocer, y es ms fcil para la gestante no verse marcada por ello. Se recomienda la no relacin expresa mujer gestantebeb para evitar cronificar el duelo y desdibujar lmites.

Influye el marco legal en el impacto de la gestante?

Influye de manera contundente. El marco legal dota de unas bases mnimas de seguridad tanto a la hora de filtrar y seleccionar madres gestantes con un perfil adecuado como en no incurrir en prcticas de explotacin y obligatoriedad sin deseo expreso de llevar a cabo la subrogacin, por lo tanto, aqu hablaramos de mujeres que no estando psquicamente preparadas para ello s se ven forzadas a hacerlo teniendo como principales consecuencias la mayor probabilidad de actitudes negligentes durante el embarazo o el desarrollo de un posible instinto maternal no anticipado (entre otras). La ilegalidad o la alegalidad perjudican, sin duda, el impacto sobre la gestante subrogada.

En los pases que ms garantas ofrecen sucede que desde las agencias de subrogacin que tramitan el contrato y el proceso en s, se aseguran que la mujer est preparada para actuar nicamente como gestante por voluntad propia y sin presin social alguna. Adems, se les informa bien de que el embarazo en s puede suponer ciertos riesgos en la salud e incluso en su propia fertilidad, de ah que las agencias intenten que la madre gestante ya haya sido madre anteriormente, para evitar futuros daños. De acuerdo a las recomendaciones de la Sociedad Europea de Reproduccin Humana y Embriologa (ESHRE) y la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (ASRM) hay recomendacin expresa de que la portadora-gestante no sea primeriza, porque cuando no tiene hijos propios es ms fcil crear lazos con el beb que deber entregar a sus padres, tambin es recomendacin expresa que su entorno apoye la decisin. Tambin se recomienda una edad comprendida entre los 21 y 45 aos y que sus embarazos previos hayan sido a trmino (no prematuros) y sin complicaciones. La mujer no debera haber pasado por ms de 5 partos naturales o ms de tres por cesrea.


Psicólogo Valladolid 3. IMPACTO PARA LA MADRE INTENCIONAL: DOLOR POR NO PODER SER MADRE Y RECURRIR A ESTE MTODO?

Muchas parejas, aproximadamente unas mil cada ao en Espaa y cientos de miles en todo el mundo, recurren a esta prctica con el nico deseo de ver cumplido su sueo: ser padres. El tremendo dolor que llevan soportando aos fruto de las numerosas experiencias de abortos consecutivos les lleva a aceptar, no sin dolor, su incapacidad para concebir. Ese sufrimiento ve una luz en la maternidad subrogada ya que para ellos no es una eleccin sino una necesidad (y nica opcin). Esto les lleva a destinar grandes esfuerzos tanto emocionales como econmicos para hacer posible la llegada de su hijo al mundo. Ms an cuando saben que ese beb portar sus propios gentes a pesar de ser gestado en otra mujer.

Lo ms duro para las parejas intencionales es tomar la decisin de dar el paso, no solo por las barreras legales e impedimentos jurdicos que tanto lo dificultan sino porque ellos mismos se ven en una situacin que no hubieran deseado para ser padres pero que en ese momento se les plantea como la nica va posible. Hacer entender a la familia su decisin y lidiar con la presin de un entorno generalmente reticente no facilita las cosas pero, ante todo, debe prevalecer su deseo y no el de otros. Una vez tomada esa decisin, la pareja se suele implicar con la madre subrogada, no hay un fin puramente egosta sino que realmente se genera un vnculo por ser la persona que est gestando a su hijo. No obstante tampoco son unos meses fciles ya que depositan en manos de otra persona (una desconocida al fin y al cabo) lo ms importante para ellos. La espera tiene lugar desde la impaciencia y, en algunos casos, desde la inquietud de si la gestante recular en su decisin, algo que no tiene cabida en pases donde s est regulado y se prohbe expresamente por contrato.

Psicólogo Valladolid Tanto los aos previos como la toma de decisin y la espera del embarazo son fuente de un importante estrs. No hay que olvidar que las experiencias anteriores de fracaso predisponen, en algunos casos, a un estado de indefensin aprendida ante la impotencia repetida de querer y no poder y que, sin evitarlo, pueden trasladar su experiencia pasada en temores presentes. Pasan por sentimientos de culpa, de tristeza, de angustia, envidia, etc. (no sirvo como mujer porque no puedo tener hijos, mi pareja no se merece pasar por esto o me duele que mi entorno me vea inmoral por recurrir a ello, etc.) hasta en algunos casos se llega a hablar de trauma cuando la ilusin por tener hijos era muy fuerte y descubren la imposibilidad de concebirlos por ellos mismos. En muchas ocasiones estos padres necesitan apoyo psicolgico para afrontar algo que no esperaban que fuera a pasarles nunca.

La llegada de su hijo al mundo calma y restituye el dolor vivido pero es necesario en muchos casos trabajar con ellos en consulta para cicatrizar esas heridas y que su marca sea lo menos profunda posible. Es decir, en muchos casos, la llegada del hijo, aunque les da felicidad, no supone la superacin del trauma vivido.


4. IMPACTO PARA EL FUTURO NIO: QU EXPERIMENTA AL ENTERARSE DE CMO FUE SU GESTACIN?

Los pocos estudios llevados al respecto (no podemos olvidar que aunque esta prctica data de mediados de los 70 es realmente en la dcada de los 80 cuando empieza a emerger y no es hasta ya entrado el siglo XXI cuando se realizan estudios transversales y longitudinales para valorar el impacto) indican que el desarrollo de los nios nacidos de madres subrogadas es absolutamente normal, tanto en el plano madurativo como en el plano emocional. De hecho, podramos hablar incluso de un factor protector pues los padres que han recurrido a esta prctica no han llegado aqu sin plantearse previamente muchos dilemas y, por supuesto, haber intentado otros procedimientos anteriores sin xito, lo cual una cosa viene a ser clara: su verdadero deseo de tener a su hijo, lo que les lleva a que el nio sea muy querido, deseado y esperado.

Vivimos en una sociedad cada vez ms plural en la que empiezan a ser ms las excepciones que las normas en los modelos familiares imperantes. Ser madre/padre ahora no es lo mismo que serlo hace 30 aos ni, por supuesto, que hace 100 aos. Lgicamente, los padres tienen el deber de explicarle a su hijo, a su debido tiempo, cmo fue su proceso de gestacin y, en todo caso, de adecuar esta informacin a su edad. Lo cual hace no solo que se normalice su significado sino que el nio lo vaya integrando sin que suponga un impacto mayor.

Hasta aqu todo parece fcil, sin embargo, no podemos desechar la realidad del vnculo prenatal que, en este caso, se desarrollara con la mujer gestante y no con la madre intencional. Este vnculo no funciona por medios puramente mecnicos, para que se produzca es preciso que la madre d amor al beb y que ella misma empiece a comprender sus propios sentimientos y a despertar su escucha. La creacin de un vnculo afectivo prenatal genera seguridad al beb a la vez que es una fuente de placer para ambos. No hay que olvidar que, en trminos de vnculo prenatal, la madre es con quien genera ese primer vnculo dentro del tero y no quien le espera fuera.

Psicólogo Valladolid Al margen de la gestacin subrogada, durante el proceso de maternidad natural, resulta importante distinguir y diferenciar el vnculo intrauterino con la madre (durante el embarazo) del vnculo extrauterino con ella (el que acompaa toda la vida). La creacin del vnculo intrauterino facilita y favorece tanto el vnculo extrauterino como la formacin de un tipo de apego estable en etapas futuras de su desarrollo. Ambos vnculos forman parte del mismo proceso, ya que lo que sucede despus del nacimiento depende, en parte, de lo que ocurri antes de ste (la prehistoria del vnculo). Por lo tanto, esas primeras experiencias vividas condicionan el curso posterior de nuestra vida. La influencia que recibe el beb dentro del tero es directa e intensa a travs de la madre, siendo los acontecimientos que esta vive una importante influencia para l, por ese motivo las emociones maternas se graban profundamente en su psique y su huella sigue siendo tan duradera a lo largo de su vida.

El vnculo prenatal se produce tanto a nivel celular (biolgico) como a nivel afectivo (apego emocional). Ambos desarrollan un nexo que tiene una fuerte base desde las primeras semanas de la gestacin. Este dilogo molecular-emocional se conoce como tolerancia inmunolgica pues la madre reconoce al hijo que gesta como alguien distinto de ella, pero sin seal de ser un peligro para s misma (de ah que la gestacin sea la simbiosis de dos vidas).

La madre no solo proporciona alimento a su beb, sino que su organismo le 'alimenta' tambin con numerosas informaciones. La placenta transmite al nio hormonas y sustancias que provocan sensaciones. De esta forma, si la ella est estresada, aumentan los niveles de cortisol en el feto (demostrado mediante el anlisis de la sangre del cordn umbilical), o si ella se siente feliz el beb tambin se sentir as (las endorfinas y determinadas hormonas que regulan estados placenteros se transfieren al beb influyendo y haciendo sentir en l), por lo tanto, es necesario admitir que el feto percibe el estado mental de su madre y siente sus emociones.

Por lo tanto, y volviendo de nuevo a la gestacin subrogada, la influencia de ese primer vnculo prenatal es innegable ya que la primera vinculacin afectiva del beb es con la mujer gestante y no con su madre, con las consecuencias que eso supone a nivel de ruptura de vnculo, sin embargo, tambin es indiscutible establecer que, aunque el vnculo intrauterino condiciona el desarrollo emocional futuro tambin es cierto que no le determina, de ah que la ausencia de este se pueda llegar a sobre-compensar posteriormente con su historia afectiva, personalidad de los padres y cario recibido. Cada caso es un referente nico en el que se conjugan mltiples aspectos. Generalizar sera mentir, por eso, aunque hablamos desde un prisma amplio, damos cabida a la idiosincrasia particular de la familia.


Psicólogo Valladolid
5. ES UNA BUENA SOLUCIN PARA QUIENES NO PUEDEN TENER HIJOS? ADOPCIN O MATERNIDAD SUBROGADA?

Cerca de unos dos millones de espaoles quieren tener hijos y no pueden o no lo logran de manera natural, siendo cada vez es ms difcil tener un hijo. El estrs diario, la presin laboral, los hbitos insanos el (sedentarismo, tabaco, alcohol, comida rpida, falta de sueo, etc.) no ayudan en absoluto. Por otro lado, la crisis ha fomentado que 7 de cada 10 parejas hayan retrasado el momento de ser padres siendo tan elevada la edad a la que se busca el primer hijo que se ha convertido esta en la principal causa de la infertilidad. Tras intentar sin xito ser padres de manera natural, las parejas acuden en primer lugar a consultas seguridad social (con la consecuente sobresaturacin de la sanidad pblica) y, en segundo lugar, a clnicas privadas donde s les dan una solucin a medida.

Ante la disyuntiva de muchas parejas de no poder tener hijos, la primera alternativa planteada siempre suele ser la de iniciar un proceso de adopcin. Sin embargo, esta aparente solucin puede no ser tan viable como se piensa en muchos de los casos. La adopcin es la solucin para proteger a menores que no tienen una familia que les aporte educacin, estabilidad y sobre todo amor, siendo muchos los padres que desean darles un hogar por no poder ellos mismos concebir hijos propios. Pero, en otro casos, o bien la adopcin no es tan fcil como pareca (tiempos muy largos de hasta 7 aos y restricciones a parejas homosexuales o familias monoparentales) o bien los padres desean tener hijos a partir de su propia gentica. De ah tambin que, muchas veces, la diferencia entre tener un hijo o adoptarlo radica en el propio fin (tenerle vs. perpetuar su descendencia). No obstante, ms que debatir sobre si eso no buena opcin, cuando somos conscientes de las alternativas en las que nos movemos, solo se puede decir que, en muchos casos, la gestacin subrogada es la nica opcin.

Sin embargo, aunque s se contempla como opcin, los lmites legales en Espaa son muy claros: la gestacin subrogada es nula de pleno derecho y su acuerdo contractual alegal, pero esto no impide que la actual demanda contine creciendo. En el ltimo ao en España han llegado más nios de subrogacin que nios por adopcin internacional, unos 10.000 (estimacin aproximada), siendo Estados Unidos es el pas ms elegido por los espaoles para realizar el proceso debido a la elevada seguridad y garantan que aporta. Se trata de una realidad emergente que busca fuera las soluciones que no se ofrecen desde dentro. Algo llamativo si tenemos en cuenta el marco legal en el que nos situamos, por lo tanto hablamos no de un capricho sino de una necesidad. Una necesidad emocional que la propia adopcin no puede cubrir ya que esta no se trata ni de un proceso fcil, ni accesible (ni en muchas ocasiones permitido a todo tipo de familias como las monoparentales, heterosexuales u homosexuales). Sin duda, merece la pena reflexionar sobre esta realidad emergente y buscar soluciones en vez de tapar el problema.


Psicólogo Valladolid
6. SITUACIN EN ESPAA Y EN OTROS PASES

Como acabamos de mencionar, en nuestro pas la gestacin subrogada es alegal (contrato de gestacin por sustitucin nulo de pleno derecho) El artculo 10 de la Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre Tcnicas de Reproduccin Humana Asistida establece que el contrato por el que se convenga la gestacin, con o sin precio, a cargo de una mujer que renuncia a la filiacin materna a favor del contratante o tercero es nulo de pleno derecho. Sin embargo, la Instruccin de 5 de octubre de 2010 de la Direccin General de los Registros y el Notariado ha dejado sin contenido efectivo la prohibicin de la gestacin subrogada al contemplar la inscripcin en el Registro Civil de nios frutos de esta tcnica siempre que el procedimiento se haya llevado a cabo en un pas en el que dicha tcnica est regulada, que uno de los padres sea espaol y que exista una resolucin judicial que garantice, entre otros aspectos, los derechos de la mujer gestante. En la anotacin que se haga en nuestros registros no figurar el nombre de esta mujer. Esto crea una importante discriminacin entre aquellos espaoles que se pueden costear el tratamiento fuera de nuestras fronteras y los que no pueden hacerlo.

Existe en muchos pases el concepto legal de que la mujer que da a luz un nio es su madre legal, y los contratos de gestacin son nulos de pleno derecho (ej. Espaa,Francia, Holanda), aunque algunos (ej. Canad, Portugal) prohíben la forma comercial pero admiten la "altruista", y otros permiten ambas (Blgica, Ucrania, estado de California en EEUU). Por si el panorama no pudiera ser menos claro, en otros pases se dan situaciones hbridas como el caso de Reino Unido (donde se permite la transferencia de paternidad despus del nacimiento pero no la subrogacin), India (permitida la subrogacin solo de mbito nacional y exclusin de parejas homosexuales) o Grecia (con demostracin expresa de infertilidad y ausencia de vnculo gentico con la gestante)


7. CONCLUSIONES

En 5 aos se han multiplicado las agencias de gestacin subrogada, casual correlacin con noticias, entrevistas y comunicados pblicos de personajes famosos donde reconocen haber recurrido a esta prctica defendiendo su tcnica y abanderndose de la felicidad que tener a sus hijos les ha dado. Estas noticias han supuesto un incremento exponencial de la demanda de gestacin subrogada ya que, aunque antes tambin se quera, sin embargo acudir a ella asustaba. El hecho de que famosos lo muestren abiertamente y hablen de forma pblica de ello tiene, sin duda, un efecto motivador para la poblacin que se encontraba en una situacin similar a la suya (Jaime Cantizano, Miguel Bos, Carmen Cervera, Ricky Martin,Cristiano Ronaldo, Sofa Vergara, Nicole Kidman y Elton John son algunos ejemplo de casos conocidos). Por otro lado, en los ltimos aos los precios se han abaratado sustancialmente y, aunque sigue siendo algo ciertamente privativo, el tener un coste algo inferior ha supuesto tambin un aumento de la demanda.

Psicólogo Valladolid La gestacin subrogada es un tema de profundas implicaciones morales y, por supuesto, psquicas, por lo tanto no se entiende desde un prisma reduccionista, es decir, necesitamos contemplar la triple perspectiva (mujer gestante, padres intencionales y beb) para valorar cuidadosamente tanto la parte positiva de esta tcnica como las profundas contraindicaciones de llevarla a cabo cuando su praxis no es la correcta. En definitiva, un tema de tal magnitud no es susceptible de que se pueda decir a la ligera a favor o en contra, sino de profundizar e individualizar para poder comprender y apoyar (o no apoyar).

El vaco legal del mtodo perjudica seriamente e impide promover no solo la legalizacin, sino lo que es ms importante, la regularizacin. Frente a las crticas que atacan la retribucin monetaria, la respuesta posible es el sistema altruista de compensacin econmica; frente a las crticas feministas que acusan de cosificar a la mujer, la respuesta es la libre autodeterminacin del cuerpo; frente a las crticas que lo asocian con la degeneracin de una ideolgica neoliberal, la respuesta es la capacidad del individuo para defender su libertad de pensamiento sin tener que acoger sus razones a una ideologa poltica o social, trascender del encuadre para valorar la necesidad individual. La gestacin subrogada no es algo de derechas ni de izquierdas, es una tcnica de reproduccin asistida que, cuando se combinan de manera adecuada los tres vrtices que la conforman y dicha trada resulta favorecida individualmente y en conjunto, resultando por lo tanto libre de impedimento como tcnica de fecundacin.


Volver

Colegio ofical de psicologos
Gabinete de Psicología Inés González Carballo
logowis
Psicologos Valladolid
Doctoralia Psicologo Valladolid