Psiclogo en Valladolid

Intervenciones en medios de comunicacin




AFRONTAR LA PRDIDA DE ALGUIEN: PROCESO DE DUELO

Entrevista a Ins Gonzlez Carballo, Psicloga Clnica, para Radio Televisin Castilla y Len (RTVCyL) en el programa 'Vamos a Ver', magazine de tarde en directo.

Ins Gonzlez Carballo, Directora del Gabinete de Psicologa I.G.C., analiza cmo afrontar un proceso de duelo.


1. QU ES EL DUELO Y QU TIPOS DE DUELO EXISTEN?

El proceso de duelo es la etapa posterior a una prdida importante. Normalmente entendemos por duelo la elaboracin de la prdida de un ser querido pero se puede atravesar por un proceso de duelo ante una separacin de pareja o ante cualquier otra prdida significativa para la persona. Por ejemplo se habla de duelos evolutivos cuando nos referimos a las prdidas que implican el paso de una edad a otra o de duelos sociales cuando implican la prdida de un empleo, la ruptura con un crculo de amigos, etc. Por lo tanto, el duelo es un proceso natural y sano cuya finalidad es reconfortarnos, permitir que aceptemos la prdida y encontrar formas de superarla.

Tipos de duelo:

Duelo anticipado. Cuando se anticipa la prdida. Aqu el dolor puede ser ms intenso antes y durante que despus.

Duelo ausente. Opera el mecanismo de negacin. La persona bloquea sus sentimientos porque el impacto es tan fuerte que no est preparada para afrontarlo. El problema es que el dolor termina apareciendo de otras formas.

Duelo retardado. Aunque en un principio la persona pretenda ignorar su dolor emerge pasado un tiempo.

Duelo inhibido. Cuando hay dificultad para expresar sentimientos se traduce en obsesiones, depresin, ansiedad...

Duelo desautorizado. Rechazo del entorno desde los primeros momentos hacia el dolor que se experimenta.

Duelo crnico. Cuando no se logra elaborar la prdida, sera sinnimo del duelo patolgico (diagnosticado).


Psicólogo Valladolid
2. AFECTAN TODAS LAS PRDIDAS DE LA MISMA MANERA?

NO. Un no rotundo y contundente. Cada prdida produce un dao idiosincrtico en la persona.

Entender el tipo de carencia emocional que la prdida ha dejado en uno mismo resulta fundamental para llegar a valorar el dao que ha supuesto realmente. En ocasiones, parte del auto-concepto (autoestima, seguridad, identidad, etc.) se sostena en el pilar de la persona fallecida (pareja, madre, padre, amigo, etc.) por lo que la prdida aqu es doble, por un lado la prdida del fallecido y por otro lado la propia prdida (algo en uno mismo que se ha ido irreparablemente con la otra persona). Por eso, cuando hablamos de duelo hablamos de prdida y cuando hablamos de prdida hablamos de ausencia dentro y ausencia fuera.

El duelo te obliga al sujeto afectado a plantearse tambin su propia muerte y a rehacer su vida desde una perspectiva distinta. Plantearse el dilema de cmo es morir, qu pasa despus, hay algo o se acaba todo definitivamente, supone un reto angustiante que, muchas veces se salva con una solucin de compromiso (posponer esos pensamientos encontrndoles innecesarios y remotos o creer en algo solo por necesidad sin verdadera conviccin).

El duelo incompleto, entendiendo por duelo incompleto todo aquel duelo que no ha llegado a alcanzar la catarsis del dolor (es decir, su manifestacin consciente), puede dejar una tristeza reprimida capaz de crear daos emocionales irreparables en la persona, especialmente cuando esto sucede en etapas de la infancia y adolescencia. Repetimos que aqu duelo no tiene por qu ser la prdida de un ser querido. De hecho, para nios y adolescentes, las prdidas menos reconocidas pero las ms dolorosas hacen alusin a la falta de cario, de cuidados o de atencin. Estos duelos incompletos son causantes de un mayor grado de afectacin ante duelos futuros por lo que la importancia radica en cmo se viven las prdidas ms que las prdidas en s mismas y cmo somos capaces de integrar lo que estamos perdiendo en base a cmo integramos lo que ya hemos perdido.


Psicólogo Valladolid
3. HASTA CUNDO ES NORMAL ESTAR MAL?

Todas las prdidas necesitan ser elaboradas mediante un proceso de duelo. Resulta difcil poner plazos ya que hay diferentes variables que intermedian y modulan la distinta duracin de esta vivencia en cada persona, sin embargo, podemos decir que la duracin media del proceso oscila entre los 6 meses y los 2 aos, aproximadamente, aunque se suele determinar que una persona se encuentra completamente recuperada de la prdida a los 3 aos.

En ocasiones el duelo est mal resuelto o se vuelve complicado, es lo que se denomina duelo patolgico. Las principales manifestaciones de un duelo patolgico son cuando se dan periodos de extrema tristeza, cuando han pasado muchos meses y estamos en las primeras etapas, cuando hay ideaciones suicidas, cuando se tiene reacciones emocionales exageradas para el estmulo que las provoca, cuando no se acaba de recuperar una dinmica normal de vida y/o trabajo cuando aparecen pensamientos recurrentes de culpa entre otros.

Entre los factores que predisponen el desarrollo de un duelo patolgico destacaramos los siguientes:

Grado de relacin con la persona fallecida. Hay muertes (como la prdida de un hijo o el fallecimiento de una pareja a una edad joven) que son antinaturales y no se est preparado evolutivamente para asumirlas.

Circunstancias del fallecimiento (muerte natural, enfermedad crnica, accidente trgico, atentado terrorista, desastre natural, asesinato, suicidio, etc.) A mayor impacto y menor previsibilidad, mayor dao en el entorno.

Sentimientos pendientes. Si la relacin que se mantena con la persona fallecida era complicada o ambivalente puede aparecer culpa patolgica por lo que se dijo/no se dijo o se hizo/se dej de hacer antes de la prdida.

Duelos pasados. Las prdidas anteriores no superadas a nivel emocional provocan un sumativo de tristeza y desesperanza, lo que genera mayor dificultad a la hora de resolver el duelo actual si hay duelos pendientes.


Psicólogo Valladolid
4. ETAPAS DEL DUELO

Las fases principales por las que atraviesa una persona que est elaborando un duelo son las siguientes (esto no quiere decir que las cinco fases tengan una duracin proporcional ni que se manifiesten todas de forma consciente en la persona):

Negacin: en un primer momento no aceptamos la prdida, no nos lo creemos, no encajamos la noticia.

Ira: sustituimos la incredulidad por el resentimiento, la rabia. Aparecen los por qu, se carga contra los sanitarios, contra quien provoc el accidente, contra el familiar que no estuvo presente Esta ira es una fase normal y no se debe tener en cuenta como algo personal.

Negociacin: intentamos buscar una salida al hecho a travs del pacto, de la negociacin, con nosotros mismos para entender lo ocurrido (gestionar la culpa sentida, hacer frente a los y si?).

Depresin y tristeza: nos invade la tristeza y el sentimiento de soledad. El apoyo de los ms cercanos es completamente necesario, y es un periodo preparatorio para la ltima etapa.

Aceptacin: hemos llegado al final del camino. Llevamos un tiempo sin la persona, han surgido nuevos planes, proyectos, actividades Le recordamos con aoranza, pero ya miramos la vida de otra forma.


5. PAUTAS PARA AFRONTARLO

Hombres vs. Mujeres. Hay diferencias entre gneros a la hora de afrontar una prdida, la tristeza en general. Mientras que los hombres son ms activos y buscan distracciones/ocupaciones, las mujeres tienden a ser ms expresivas y a compartir lo que sienten. Ambos afrontamientos son tiles pero el afrontamiento ideal reunira una mezcla de los dos ya que a veces por s mismos no son suficientes.

Expresar el dolor de manera libre. Muchas veces hay una censura del sufrimiento y se evita exteriorizar ese dolor, ya sea por uno mismo (que no se permite estar mal), por la familia (se pretende evitar tanto que le vean mal como generar otra preocupacin) o por la sociedad (se penaliza la tristeza, su expresin debe ser corta, si no se tiende a excluir a la persona o se la estigmatiza como dbil).

Respetar la manera particular de llevar el duelo. Cada uno debe expresar el dolor de una manera (a su manera), pasar de unas fases a otras en distintos momentos y la duracin de las mismas ser diferente entre personas.

Psicólogo Valladolid Tiempo para asumir la prdida. Necesitamos darnos tiempos diferentes para hacernos a la idea de la ausencia, aceptar y reelaborar la prdida.

Red de apoyo social. Familia, amigos o personas cercanas, que nos ayuden a pasar estas etapas, que estn a nuestro lado en momentos de tristeza, o simplemente que nos escuchen sin presionar ni exigir estar bien.

Tener datos de cmo ha ocurrido. Si la persona quiere saber, no hay porque negarle esa informacin con el fin de protegerle (sobreprotegerle) ya que puede necesitar esos datos para integrar y asumir la prdida. Lo que s resulta importante es adecuar y modular los datos facilitados a la edad de la persona.

Hay que recordar a la persona. Olvidar no facilita seguir adelante. Form parte de nuestras vidas y deber seguir sindolo en nuestros recuerdos, aunque asumiendo la prdida y aceptando continuar al camino. Para ello es bueno acudir a ritos y celebraciones relacionadas con su muerte y con su memoria.

Hay que asumir que se debe seguir viviendo. La vida no cesa porque se muera un ser querido. Hasta que volvamos a sentir deseo de vivir hay que recordar que a nuestro alrededor hay personas que nos quieren vivos y nos necesitan a su lado. Para ello nos ayuda tener horarios, marcar rutinas, crear hbitos y mantener costumbres. Todo esto nos devuelve a la realidad progresivamente y nos conecta de nuevo con nuestra vida.

Expresiones artsticas (escribir, bailar, componer, pintar, en definitiva: crear). Ayuda tanto a sacar el dolor como a darle forma de manera constructiva e inspiradora. En muchas ocasiones, se expresa con el cuerpo o con nuestro arte lo que no sabemos o no estamos preparados para poner y compartir con palabras.

No autoanalizarse ni auto-medicarse.

No tomar decisiones importantes. Las decisiones que se tomen pueden estar condicionadas fuertemente por el estado de tristeza, desesperanza o rabia. Siempre que se pueda es adecuado posponer la toma de decisiones clave para impedir equivocarnos al dejarnos llevar por un impulso temporal.


Volver

Colegio ofical de psicologos
Gabinete de Psicología Inés González Carballo
logowis
Psicologos Valladolid
Doctoralia Psicologo Valladolid